sábado, 11 de marzo de 2017

Querida amante

Te lo llevaste sin manual de instrucciones, sin preocuparte de lo que quiere y sin saber quién es en realidad.
Tiene sus cosas buenas y malas como todos.
Se preocupó por mostrarme las malas, por sí quería huir antes de empezar, le mostré las buenas cuando decidí quedarme a su lado.

Le gustan los lunes, él es diferente a todos los demás, y lo celebra al llegar a casa con comida japonesa que compra cuando sale del trabajo, siempre en el mismo lugar, es un hombre de costumbres.

Los martes recorta su barba antes de desayunar, le gusta hacerlo mientras preparo café y huele a tostadas. Ese día se despide con un beso más largo de lo habitual tal vez para mostrar que está más guapo y aseado de lo normal.

Los miércoles es ese día neutro en el que va y viene, se siente perdido en el ecuador de la semana, suele hacer el amor como sí no hubiera un mañana, se entrega de modo salvaje y disfruta de cada empujón mientras gime y grita, ese día aparece su yo más desconocido, ese yo sin medida y anárquico que te envuelve y te atrapa.

Los jueves suele estar algo cansado y parece algo preocupado, pero sí le sonríes y le preparas su cena preferida, se acurrucará junto a ti en el sofá sin pedir ni dar explicaciones.

Los viernes sale más temprano de lo normal de casa pero también regresa antes, debes estar preparada para cuando llegue, toca cenar en algún lugar elegido al azar y bailar hasta la madrugada en algún lugar donde que canten y bailen tangos.

Los sábados no madruga, se levanta a media mañana, con algo de resaca, pasa el resto del día en pijama, con algún libro entre las manos, a media tarde, prepara café para dos y enciende ese puro que fuma de sábado a sábado. Suele durarle varias semanas, así que debes estar atenta para tener siempre uno que ofrecerle.

Los domingos está algo triste y distante, antes de levantarte, bésale, acaríciale y termina por hacerle el amor. De este modo se olvidará que al día siguiente todo vuelve a empezar.

Te lo llevaste por que yo dejé que te lo llevaras, quise darle alas para volar y que fuera libre de elegir.

Te lo llevaste, porque aún siendo un hombre de costumbres, había perdido esa costumbre a la que me había acostumbrado y tanto me gustaba, esa costumbre era quererme.




martes, 7 de marzo de 2017

Siempre


Y nos es a veces, 
es siempre que necesito tenerte y sentirte. 
Es siempre que necesito escucharte. 
Es siempre que necesito mirarte. 
Es siempre que necesito quererte y amarte.


Saber de amor


Sí, claro que se de amor, 
se de su amor,
 se de mi amor 
y sé de nuestro amor... 

Sé de ese amor eterno y no olvidado, 
se de ese amor suyo, 
de ese amor mío, 
de ese amor nuestro.


lunes, 6 de marzo de 2017

Tarde de poesía


"Llegó una tarde a finales de verano, al parecer para quedarse, pero no dijo por cuanto tiempo.

No hubo besos y tampoco un sólo te quiero. 

Sólo hubo miradas cómplices que lo decían todo. 

Miradas que decían más que cualquier palabra. 

Llegó una tarde de verano, para irse una mañana de otoño."
(MJMA)


domingo, 5 de marzo de 2017

Intentar


Y mira que lo intento, pero mis mañanas siguen oliendo a ti, a café recién hecho y besos.
A remolonear en la cama entre abrazos y risas.
A cosquillas desmesuradas y carcajadas a cada segundo.

A las ganas de despertarte a besos y despertarme sintiendo los tuyos.
Me siguen oliendo a susurros al oído y espejos empañados en el baño.

Me siguen oliendo a tus risas y tus te quiero.
Me siguen oliendo a ti, mientras te espero de nuevo, aquí al otro lado.



Condenados...


Pues no sé sí fue un día cinco, un día siete o cuando fue.

Sólo sé que desde ese día nada volvió a ser lo que era, desde entonces me despierto y duermo pensando en tu mirada, soñando con tus abrazos y sonido de tu voz.

No sé cuando fue, tampoco me importa, por que nuestro amor no tiene fecha nunca la tendrá, nos seguiremos queriendo y echando de menos por igual.

Por que estamos condenados a querernos sin principio pero también sin final.


sábado, 4 de marzo de 2017

Sobre ti, sobre mi, sobre nosotros...

Sí, escribo sobre ti, sobre mi, sobre nosotros...
Sí escribo de tu amor, de mi amor, pero sobre todo de nuestro amor...
Sí escribo de tus sueños, de mis sueños y de nuestros sueños...
Hablo de ti en voz baja, como sí fuera pecado quererte...
Hablo y escribo de ti, de mi, de nosotros...
Hablo y escribo de ti para mantenerte vivo a pesar de la distancia infinita...
Hablo y escribo de ti para mantenerte y hacerte inmortal...
Hablo y escribo de ti, de mi, de nosotros para mantenernos juntos...


jueves, 2 de marzo de 2017

Días grises


"Y en aquella soledad absoluta, llena de paz y a la vez de melancolía, me encontré de nuevo incumpliendo promesas. 
Me vi de nuevo mendigando besos, abrazos y miradas.

Aquello que prometí nunca más pedir, una vez más caía rendida esperando a que me mirara, me besara y me abrazara."
(MJMA)



miércoles, 1 de marzo de 2017

El refugio


"Se refugió en mis brazos una vez más.

Siempre lo hacía cuando se sentía perdido, me entregó sus ojos, sus manos, su boca y sus heridas.

Se refugió en mis brazos, mientras me abría el corazón y el alma.

Llegó sin nada, porque nada tenía.

Llegó buscando el perdón, por haber perdido una vez más el rumbo.

Se refugió en mis brazos, aquellos que añoraba en las noches compartidas con alguien llamado, soledad."
(MJMA)


Me olvidé...

Quizás suene extraño, pero sí a veces me olvido de ser mujer para querer llegar a ser una supermujer, o llegar a eso que llaman igualdad entre hombres y mujeres.

En los últimos días he compartido conversaciones con mujeres de un rango de edad muy similar al mío. 
Pertenecemos a una generación con estudios universitarios y que vivimos la transición política de España en nuestra infancia.

Hechos que sin duda nos han marcado enormemente, nos educaron para ser libres económicamente y no tener que depender de un hombre para vivir.
Hasta aquí bien, no me gusta depender de nada ni nadie. Muchas hemos renunciado al matrimonio o convivir en pareja para realizarnos profesionalmente o simplemente por que no tenemos ese instinto maternal del que una gran mayoría habla, pero ese es otro tema.

Llegadas a cierta edad muchas hemos pasado por distintas fases laborales, por despidos, volver a comenzar y salir sola de más de un apuro. 
No entiendo como llegados a los 40 en pleno siglo XXI seamos mayores para desempeñar puestos de trabajo, sin embargo hasta que no cumples los 45 no tienes derecho a solicitar una ayuda del gobierno por que el subsidio de desempleo ha llegado a su fin. 
Resumiendo que hay una franja de edad en que casi eres inexistente, no sirves para unas cosas y para otras tampoco, lo que venimos llamando incompatibilidad.
En algunos trabajos prácticamente te prohíben tener hijos, de hecho sí estas en edad fértil más de un empresario te da la espalda por las temidas bajas maternales y todo lo que conlleva formar una familia. 
Pero hay otro sector empresarial que sin embargo prefiere tener mujeres trabajando que hayan formado una familia y tengan un hogar estable, al parecer esta faceta de la mujer las hace más responsables.
Yo me pregunto ¿qué tendrá que ver la velocidad con el tocino?

Pero aún desempeñando el mismo puesto de trabajo que un hombre las mujeres siguen cobrando mucho menos que los hombres. 
Y además ellos no tienen que demostrar cada día que por el simple hecho de haber nacido hombres son válidos para desempeñar ese puesto sin problemas, se da casi por hecho que está capacitado para hacerlo sin problema.
Seguimos mezclando lo anterior mencionado.

Bien muchas consiguen conciliar vida laboral con vida familiar, son trabajadoras, muchas son empresarias, cuidan de sus hijos, son esposas y mantienen un hogar con esa estabilidad bien vista por la sociedad.
Pero además buscan el seguir sintiéndose realizadas y valoradas acudiendo a gimnasios, haciendo deporte o bien teniendo alguna que otra aficcion fuera del hogar y fuera del trabajo.

Es cuando yo me pregunto ¿en que momento del día somos realmente mujeres? 

Yo he llegado a la conclusión que solo somos mujeres mortales en esos días del mes que nos diferencian de los hombres, los demás días somos hombres encerrados en cuerpos de mujeres que nos llevan a  demostrar doblemente lo que valemos.

Tenemos además en contra a todas esas mujeres casi perfectas que salen en revistas y televisiones haciéndonos creer que es muy fácil conciliar todo lo anterior nombrado.

Mientras a ellos cada vez el camino se les pone un poco más fácil, ahora ni siquiera tienen que ir al gym, se llevan los "fofisanos" y mientras nosotras seguimos empeñadas en demostrar que podemos correr con tacones, levantarnos con la pestaña pintada y que somos tan fuertes y bien hechas que no necesitamos ayuda.

Ah y por cierto se me olvidaba que sí te despiden de un trabajo en ese periodo de edad entre los 40 y los 45 puedes hacerte autónoma, bueno ahora nos llaman free lance y lo mejor de todo es que estas muy bien vista y te llaman emprendedora.

Aún estando en esta franja de edad que muchos quieren calificar como los "nuevos 30", aquí sigo viva y coleando, sobreviviendo que no es poco e intentado recordarme cada día que no soy una súper mujer sino una mujer a secas, aunque a veces se me olvide.