jueves, 17 de agosto de 2017

Soy mujer y soy mortal.

Tengo 46 años, soy mujer y además soy mortal.

Cansada de imágenes de mujeres de mi edad intentando aparentar que los años no pasan por su vida y que son perfectas a pesar de su edad, a base de filtros y más filtros en sus fotografías, de maquillajes naturales que llevan horas para dar esa apariencia tan natural y lozana y posturas ensayadas para sus fotografías, sonrisas forzadas en esos días malos que todos tenemos.


Tengo 46 años y estoy en esa fase premenopausica por la que todas tarde o temprano pasamos, mi cuerpo ya no es el mismo de los 20, de los 30 y ni siquiera de los 40, la ley de la gravedad empieza a demostrarme que es más fuerte que yo.

Llevo un par de años sin utilizar bikini, simplemente ya no me veo con  el dos piezas, prefiero el bañador, quizás no es tan sexy, pero si más cómodo.

Voy a la piscina y a la playa sin maquillar, no utilizo labiales resistentes al agua ni máscara de pestaña waterproof, utilizo sombrero no por moda, sino para evitar que mi pelo rubio, termine siendo albino debido al sol o de color verde por el cloro de la piscina o la sal del mar y uso gafas de sol, porque sencillamente soy miope y las llevo graduadas para poder ver de lejos y leer mientras disfruto de una jornada de relax.


Reconozco que hago deporte, una hora diaria de running o caminata rápida, y sudo, como todos los mortales, ains esas que se empeñan en mostrar sus tablas de ejercicios diarias con una gran sonrisa, para hacernos creer que no les cuesta ningún esfuerzo hacer deporte; hay días que me puede la pereza y no salgo a caminar, o salgo malhumorada pero obligándome a hacerlo.

La fuerza de la gravedad a pesar de todo, pero sobre todo los años empieza a notarse en algunas zonas, por mucho que queramos luchar contra la naturaleza, ella es más fuerte que nosotras.


El otro día veía en redes sociales un vídeo de una famosa psicóloga deportiva recién parida, ella misma decía que estaba aún en la cuarentena, haciendo sentadillas con su bebé en brazos, no sé si quería demostrar que es mejor madre que el resto por llevar a su hijo al gym, o que es una superwoman y luchará contra lo que es natural, que tu cuerpo se recomponga tras un embarazo.


No tengo un buen despertar, es mejor no cruzarte en mi camino hasta que no me he tomado mi taza de café, con el pelo alborotado y cada rizo por un lado, con los ojos algo hinchados, unos días por dormir demasiado, otros por todo lo contrario y sin ganas de mucha conversación.

No desayuno en familia me gusta hacerlo en solitario, por eso me levanto antes que el resto de la gente, el desayuno es mi momento y no lo comparto con nadie.


He sufrido rupturas sentimentales y me han roto el corazón y creedme he llorado y mucho y es en esos días en los que no quieres compartir nada con nadie, solo hacerte una bola en el sofá y llorar desconsoladamente sobre el cojín que en esos momentos es tu mejor y único consuelo.

Tengo 46 años y la vida y la naturaleza me ha ido dando lecciones, unas de cal y otras de arena, pero he aprendido de todas.


Os juro que cada arruga alrededor de mis ojos o de mis labios significan momentos buenos, malos y regulares, son pequeños tatuajes naturales marcados en mi piel.

Que los días que tengo la barriga hinchada después de comer con amigos, me recuerdan el buen rato que hemos pasado.

Tengo tentaciones como todos los mortales, me pierde el chocolate y los frutos secos y los fines de semana caigo en ellos, si lo hago más a menudo, se empeñan en alojarse en el culo, la barriga y las caderas.

Yo también me pongo retos de entrar en los tejanos de hace un par de años, pero no lo consigo bebiendo un par de tazas de té rojo, lo hago a base de renunciar al postre dulce después de comer con los amigos y de caminar dos horas diarias durante un mes, en lugar de una.

Que tengo que sustituir la cena por piña durante una semana para entrar en el vestido de la talla 38 que quiero llevar en la boda de esa amiga que se casa por segunda vez. Y además llevo otro modelo de la talla 40 en el coche por si acaso después de la cena la cremallera decide no subir o abrirse por su cuenta, y además llevo unos zapatos planos porque los tacones son ideales, pero ya no los aguanto hasta las 5 de la madrugada, bueno hay veces que ni yo aguanto hasta esa hora.


Tengo 46 años, pero he aprendido a disfrutar de la vida y de cada momento, mi memoria se ha hecho más selectiva, prefiero recordar los buenos momentos, los malos vienen solos, esos no hay que buscarlos.

Los días de carcajadas me recuerdan que soy feliz y los días de lagrimas me demuestran que soy susceptible y vulnerable.

Y que con arrugas, con algo de celulitis, con canas y con esas gafas que ya no puedo olvidar llevar en el bolso debido a mi presbicia, sigo viva.


Soy mujer, soy mortal y me alegro de no ser o tener que ser una superwoman.


No por eso soy ni mejor, ni peor mujer, pero ojalá todas estas bloggers, influencers o llamarlas como queráis, nos enseñaran a vivir cumpliendo años y no a luchar contra ellos.


P. D. Confieso que yo también en ocasiones uso filtros en mis fotografías, sigo teniendo un punto de coquetería.



domingo, 30 de julio de 2017

Hay amores...

Hay amores destinados a cruzarse cientos de veces y  no encontrarse nunca.


Hay amores destinados a quedarse con las ganas de decirse te quiero mirándose a los ojos.


Hay amores destinados a casi rozarse y no poder hacerlo nunca.


Hay amores destinados a quedarse con las ganas de descubrir que hubiera pasado.


Hay amores destinados a ser grandes amores, para ser grandes desamores.



jueves, 27 de julio de 2017

Pero ya ves

Me hubiera gustado decirte que te esperé, tal y como te prometí, aquella tarde junto al mar.

Pero ya ves, las promesas la gran mayoría de las veces se hacen para no cumplirse.


Me hubiera gustado compartir noches de besos y abrazos contigo, esas noches que la soledad hacia que se convirtieran en eternas sin ti a mi lado.

Pero ya ves, encontré esos besos y esos abrazos en alguien a quien no tuve que esperar.


Me hubiera gustado decirte, te quiero, todos los días de mi vida, esos te quiero que fui callando y guardando para cuando te volviera a ver.

Pero ya ves, no nos volvimos a encontrar.


Me hubiera gustado tenerte a mi lado y decirte que pasaría contigo el resto de mi vida.

Pero ya ves, la vida ha elegido por mi con quien compartirla.


Me hubiera gustado recordarte como el gran amor de mi vida.

Pero ya ves, serás tú quien me recuerde como el gran fracaso de la tuya.

Pero siempre formarás parte de mi mar de historias.



jueves, 20 de julio de 2017

Mujeres de Premio Nobel... TONI MORRISON

Choke Anthony Wofford, nació en 1931, con 18 años comienza sus estudios universitarios, se graduó en filología inglesa y en humanidades, en la Universidad de Howard y se doctora en Cornell.

Fue profesora de filosofía y letras en las universidades de Yale, Howard, Texas y en la State University de Nueva York.



Trabajo como editors en Random House, allí descubre a varios escritores representativos de la literatura afroamericana.

Estuvo casada con el prestigioso arquitecto Harold Morrison con quien tuvo dos hijos y de quien adoptó el apellido, hasta 1964.



Es en 1970 cuando publica su primera novela "Ojos azules", pasando casi desapercibida para el público y la crítica al igual que pasaría con "Sula" su segunda novela, publicada en 1973.


Es en 1977 con su novela "La canción de Salomón" cuando obtiene el National Books Critic Award, obteniendo también éxito de público, que le lleva a convertirse en una de las autoras más importante de Estados Unidos.


En 1981 publica "La isla de los caballeros" y en 1992 "Jazz".



Toni Morrison no es la primera escritora negra en Estados Unidos, pero sin duda es la fundadora de una literatura escrita por y para negros. Su narrativa es genuina y muy femenina, respira grandeza, lucidez, sencillez.

Todos estos rasgos hacen que en 1993 sea reconocida con el Premio Nobel de Literatura.

Con tan solo seis títulos publicados y convirtiéndose en la primera mujer de color en obtenerlo.

En 1998 se le concede el Premio Pulitzer.



En la actualidad a sus 86 años de edad sigue siendo una gran defensora de los derechos civiles y comprometida con la lucha en contra de la discriminación racial.

En todas sus obras hace alusión a la vida de la gente de color y en especial a las mujeres.

miércoles, 19 de julio de 2017

Mujeres de Premio Nobel..., NADINE GORDIMER.

Casi tres décadas hubo que esperar para ver como una mujer recibía de nuevo el Premio Nobel de Literatura.
Era el 10 de diciembre de 1991 cuando Nadine Gordimer tenía el privilegio de recibir dicho galardón.

Nadine nació un 20 de noviembre de 1923 cerca de Johannesburgo, hija de padre lituano y madre británica.
Comenzó a escribir relatos a la edad de nueve años y a los quince ya publicaba en la revista Forum.
Ingresó en la universidad pero nunca fue buena estudiante, por lo que no finalizó sus estudios en ella.
Con veinticinco años se traslada a Johannesburgo donde fijaría su residencia.



En 1924 contrae matrimonio por primera vez y publica su primer libro titulado "Face to Face", donde se decanta por las historias cortas.

En 1953 publica "La suave voz de la serpiente" donde sigue el estilo de historia corta y comienza a abordar los temas sociales de Sudáfrica con la segregación racial como telón de fondo.
En 1953 publica su primera novela "The Lying Days" con una línea muy sobria y sin sentimentalismos, pero con una gran preocupación por la degeneración humana.

En 1954 contrae matrimonio de nuevo con Reinhold Cossiser, con quién tuvo un hijo.
Continúa escribiendo tanto novelas como relatos cortos.
"Seis pies de tierra", "Mundo de extraños", "La huella del viernes", "No para publicarlo", "Ocasión para amar", "El desaparecido mundo burgués"; todas ellas entre los años 50 y 60.

Es en los años 80 cuando publica sus obras más importantes.
"Soldier's Embrance", "Gente en julio", "Something Out There", "A Sport of Nature".

En 1991 cuando es reconocida con el Nobel de Literatura ya se la conocía como la voz del apartheid.
Ese mismo año publica "Jump and others stories", donde continúa con su estilo formal y sin elementos superfluos.



En 1994 se publica "No one to Accompany Me" y en 1998 "The House Gun".
Su última obra se publica en 2012 "No time like the present", donde muestra la actualidad de Sudáfrica a través de la vida de una pareja de antiguos activistas del apartheid.

Recibió quince Doctorados Honoris Causa en Yale, Harvard, Columbia, Cambridge, entre otras.

Falleció en 2014, la Fundación Nelson Mandela le rindió un emotivo homenaje, destacando "la profunda tristeza por la pérdida de la gran dama de la literatura de Sudáfrica, hemos perdido una gran escritora, una patriota y una voz fuerte por la igualdad y la democracia en el mundo."



Nadine en sus últimos años de vida además luchó contra el VIH, recaudando fondos para Treatment Action Campaign, grupo que ayuda a los enfermo sudafricanos a obtener medicinas gratuitas.

martes, 18 de julio de 2017

A pesar de todo...

"Y te quiero a pesar de tus ahora sí, pero luego no.


Te quiero a pesar de tus idas y venidas, de tus largas ausencias y esos silencios que a veces se hacen tan eternos.


Te quiero cuando te enfadas y no sé el porqué.

Te quiero en tus noches de insomnio y tus días de sueño.


Te quiero cuando me miras y sonríes, cuando me miras y no dices nada, cuando me miras para solo mirarme.


Te quiero a pesar de todo, porqué supongo que eso es el amor, quererse a pesar de todo."



jueves, 13 de julio de 2017

Y de repente tú...

Y de repente tú, llegaste aunque nunca te habías ido, con tu sonrisa infinita y tus te quiero guardados en el lado izquierdo del corazón.

Llegaste con tus ahora sí pero luego no, con tus dudas y firmezas, tus miradas a escondidas y tus besos al aire.

Y de repente tú, llegaste para quedarte, para decirme que siempre estuviste, aunque yo no lo supiera, que creías haber querido, sin saber realmente que era querer, hasta que te diste cuenta que me querías a mi.

Llegaste cabizbajo esperando a que yo levantara tu barbilla, te besara y te dijera que yo también estaba, que tampoco me había ido y tampoco había sabido que era querer hasta que supe que yo también te quería.
(Ariam Moa)


Fuiste instante

Fuiste instante para hacerte recuerdo.

Te fuiste haciendo recuerdo, para recordarme que todos los instantes pasan y que algunos recuerdos se olvidan.

Fuiste instante, para hacerte recuerdo, fuiste recuerdo para ser uno de esos que de vez en cuando se olvidan y ya no duelen.


miércoles, 12 de julio de 2017

Mujeres de Premio Nobel... NELLY SACHS

Nelly Sachs nace en Berlín en 1891, comienza a escribir a la edad de diecisiete años, sobre todo poemas románticos.
Hija de industriales judíos, desde muy hice entra en contacto con Selma Lagerlöf, la que fuera primera mujer en recibir un Premio Nobel de Literatura, a quién dedicó su primera obra "Leyendas y Relatos" publicada en 1921.
Gracias a Selma logra huir junto a su madre a Estocolmo en 1940.



En la capital sueca residiría hasta su muerte y fue allí donde se consagró como escritora poética y dramática, influenciada sobre todo por el jasidismo, la Biblia y la mística de Jakob Böhme.

En 1947 se publica en el Berlín Oriental su primer libro de poemas "En las moradas de la muerte", dedicado a todos los desaparecidos en los campos de exterminio nazi.
En él recoge ecos de los libros proféticos y Salmos del Antiguo Testamento, con un lenguaje sobrio. Refleja los padecimientos del pueblo judío a través de símbolos que alcanza una gran intensidad en "Plegarias por el novio muerto".

La fuga y persecución serán la temática para "Eclipse estelar" (1949), "Nadie sabe más" (1957), "Huída y metamorfosis" (1961), todos fueron recogidos en un volumen titulado "Más allá del polvo".



Sus poemas escénicos son recogidos bajo el título de "Señales de arena" (1962), donde cabe destacar "Eli" donde Israel se convierte en el símbolo de la existencia humana.

En 1966 comparte el Premio Nobel de Literatura con el novelista de origen hebreo Shemnel Joseph Agnon.

Cabe destacar su obra titulada "Las pasiones de Israel".

Fallece en 1970 en la ciudad que la adoptó, Estocolmo.
En 1983 se publica su obra póstuma "Poemas y Prosa temprana".

Mujeres de Premio Nobel... GABRIELA MISTRAL

Gabriela Mistral es el seudónimo bajo el que publica Lucila de María del Perpetuo Socorro de Godoy Alcayaga.
Poetisa, diplomática y pedagoga.
Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1945 convirtiéndose en la primera mujer iberoamericana en obtenerlo.



Nació fruto del matrimonio entre un profesor y una madre de ascendencia vasca en Vicuña, pero pidió ser enterrada en Montegrande "su amado pueblo" como ella lo definía, donde pasó parte de su infancia.
Su padre abandona el hogar siendo ella apenas una niña, contaba tan sólo tres años de edad, siempre le quiso y también lo defendió, contaba en unos versos que fue él quién despertó su pasión poética.



En 1904 comenzó a trabajar como profesora ayudante en una escuela al mismo tiempo que colaboraba en un diario de aquel entonces.
No pudo estudiar para maestra por no tener ingresos suficientes para hacerlo, por lo que ejercía de ayudante, hasta que sus conocimientos fueron convalidados pudiendo ser así maestra titular.

Su valía profesional quedó demostrada cuando el Gobierno de México la contrata para sentar las bases del nuevo sistema de educación, modelo que que sigue vigente en esencia, sólo se han realizado algunas reformas para actualizarlo.



En 1914 obtiene el primer premio en un concurso literario co. Sus "Sonetos de la muerte", bajo el seudónimo de Gabriela Mistral desde entonces publicará toda su obra bajo este nombre.

Fue inspectora en el Liceo de Señoritas de La Serena, visitó como educadora Mexico, Estados Unidos y Europa y estuvo como profesora invitada en las universidades de Barnard y Middlebury.

Vivió en distintas ciudades dirigiendo Liceos femeninos, durante su estancia en Araucania conoce a Neftalí Reyes, conocido posteriormente como Pablo Neruda.



En 1922 se publica en Nueva York la que es considerada su primera obra maestra "Desolación", la gran mayoría de los poemas habían sido escritos diez años atrás.
Se traslada a México ese mismo año invitada por el entonces Ministro de Educación, allí permanece dos años trabajando con los intelectuales hispanohablantes de la época.
En 1923 se inaugura su estatua en este país y se publica su libro "Lectura de Mujeres", mientras que en su Chile natal sale a la venta la segunda edición de "Desolación", en España se publica como antología bajo el título "Las mejores poesías".



 
Tras varios años por Estados Unidos y Europa regresa a Chile, pero la tensa situación política la obliga a marcharse de nuevo a Europa, esta vez como secretaria de una de las secciones de la Liga de Naciones.

En 1924 publica en Madrid "Ternura" donde renueva géneros tradicionales de la poesía infantil.

En 1929 fallece su madre a la que dedica la primera parte de su libro "Tala".

A partir de 1933 y durante 20 años ejerce como cónsul de su país en ciudades de Europa y Estados Unidos.


En 1945 es distinguida con el Premio Nobel de Literatura sobre todo por su obra lírica inspirada en poderosas emociones.
A finales de ese mismo año regresa de nuevo a Estados Unidos, esta vez como cónsul en Los Ángeles, con el dinero ganado al recibir el premio compra una casa en Santa Bárbara donde escribe "Lagar I", en él de aprecia la huella de la II Guerra Mundial.

En 1946 conoce a Doris Dana escritora americana con quién mantuvo una polémica relación, no se separó de ella hasta su muerte.
Junto a ella crió y cuidó a Yin Yin, joven que se suicidó a los dieciocho años, la documentación oficial decía que era su sobrino, pero en sus últimos días, le confesó a Doris que en realidad era su hijo.



En 1953 es nombrada cónsul en Nueva York, cargo que solicitó para poder estar junto a Doris Dana.
La correspondencia entre ellas revela una relación interpretada por muchos de homosexual, Dana lo negó hasta su muerte.

En 1954 es recibida con honores en Chile por el Presidente Ibañez y se la honró con el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Chile.

A su regreso a Estados Unidos se instala en la mansión familiar de Doris Dana en Long Island.
Así Doris comienza un minucioso registro de cada conversación y acumuló más de 250 cartas que constituyó un gran legado que fue donado por una sobrina de esta en 2006 antes de morir.

Gabriela enferma de corazón y diabética fallece en 1957 debido a un cáncer de páncreas.

Te hice poesía para hacerte eterno

"Sí estas leyendo esta carta es porqué he muerto.

Querida Carmela:
Me dirijo a ti, estando segura que serás tú quién la ha encontrado, Carmela, mi fiel sobrina, que habrás acudido a casa al ver que no respondía a tus llamadas, o porque algún vecino te habrá alertado de los ladridos de Ernest, mi querido perro, que llevará días sin salir y sin comer porque ya no puedo atenderlo.
O quizás hayan echado de menos el olor a café recién hecho por las mañanas y el olor a mis puros aromáticos.

He vivido muchos años, si no cálculo mal he sobrepasado los 90 con una gran calidad de vida hasta casi los últimos días, en los que no me encuentro demasiado bien, los años pesan en todos los aspectos y creo que ya es hora de abandonar esta vida y este mundo que no me ha tratado demasiado bien.

Mi vida estuvo siempre marcada por decisiones equivocadas, trabajos, amores y alguna que otra amistad.
La única decisión correcta fue la de dedicarme a escribir.

En el amor nunca fui demasiado afortunada, siempre elegía al hombre incorrecto y el gran amor de mi vida se convirtió en el gran fracaso y desamor de la misma. 
Mi querido y amado Leandro, nos quisimos tanto, que nos quisimos demasiado rápido y mal.

Por lo que al cumplir los 50 me hice la promesa de no volver a enamorarme, decidí seguir adelante sin compañía en la vida, sólo tres perros a lo largo de estos años han sido mis fieles compañeros, el último Ernest, a quién debéis llevar a algún refugio o bien adoptar, pero no lo abandonéis, él ha estado a mi lado hasta después de muerta, estoy segura que habrá dormido a mi lado todas las noches hasta que me habéis encontrado.

Carmela, hazle saber a mi amado Leandro que le quise hasta el final de mis días, que cumplí mi promesa de no dejar de quererle nunca.
No dejé de escribirle ni un sólo día aquellas poesías dedicadas, en el cajón de arriba de mi escritorio están todas guardadas, tienes que hacérselas llegar. 
Colgada de mi cuello encontrarás una cadena con una llave que llega a la altura del corazón, esa llave abre el cajón del que te hablo más arriba.
Tiene que saber que nunca volví a enamorarme, por que nunca deje de estarlo de él.
Que le esperé tal y como le prometí la última vez que hablamos y que sé que él también me sigue queriendo, nunca me hizo saber lo contrario, me prometió que sí algún día dejaba de quererme me lo diría.

Leandro quedó viudo hace algunos años y su diabetes lo han dejado ciego, sale a pasear cada mañana hasta el parque que hay cerca de la biblioteca, acompañado de su nieta, allí se sienta cada día el banco dedicado a Lord Byron, lo sé porque todos los días me he sentado a su lado sin que él lo supiera.
Le he acompañado hasta los últimos días de mi vida tal y como le prometí.
Debes coger esas poesías y entregárselas."

Abrí el cajón del que mi tía Sabina me hablaba en aquella carta.
Acudí a su casa alertada por una vecina al llevar varios días escuchando a Ernest ladrar, tal y como predecía Sabina, abrí la puerta temiendo lo peor, encontré a mi tía sentada en su escritorio con su cabeza apoyada sobre sus manos, había estado escribiendo y una foto de Leandro y ella en sus años de juventud.
En el cajón encontré cuadernos perfectamente ordenados por fechas llenos de poesías a su gran amor, y una nota dedicada a él.

"Mi amado Leandro no he dejado de quererte ni un sólo día, tal y como te prometí, no he dejado de escribirte ni un sólo día de mi vida, era mi modo de hacer nuestro amor inmortal.
Ahora ese amor será eterno.
Sabina."

Cogí los cuadernos y caminé hasta banco de Lord Byron, allí encontré a Leandro sentado tal y como Sabina decía.
No me atreví a acercarme a él para entregarle todo lo que mi tía había escrito para él, me di la vuelta y me marché.
Le hice llegar aquellos cuadernos por mensajería, prefería no tener que contarle que la vida de Sabina había llegado a su fin.

Organicé el funeral de mi tía para el día siguiente, pocos seríamos los que acudiríamos al sepelio, nunca tuvo demasiados amigos y sólo me tenía a mi como familia.

Al día siguiente salí temprano hacia el cementerio acompañada de su fiel Ernest, había decidido quedármelo yo.
Allí junto a dos vecinos me reuní por última vez con mi tía para darle el último adiós.

A punto de terminar el sepelio y cuando iban a empezar a cerrar su tumba apareció Leandro con sus pasos torpes apoyados en su bastón y agarrado al brazo de su nieta.
Frente al féretro de Sabina, se arrodilló, saco varias hojas de papel del bolsillo de su chaqueta y las lanzó a la tumba al tiempo que le decía:
"Mi amada Sabina, yo también te he querido toda mi vida, por eso nunca te hice llegar noticias de lo contrario. 
He sentido tu presencia cada día junto a mi sentada en el banco de Lord Byron, supe desde el primer día que eras tú, quién se sentaba junto a mi en silencio, sin decir nada, nunca pude olvidar tu olor.
Mi amada Sabina, yo también te hice poesía, para hacerte inmortal.
Descansa en paz."


martes, 11 de julio de 2017

Déjame decirte...

"Déjame decirte, que estamos a tiempo, de perdernos en miradas y caricias de madrugada.

Que estamos a tiempo de darnos esos besos ahogados y decirnos los te quiero callados.

Que estamos a tiempo de enredar nuestras manos acariciando nuestro pelo.
Estamos a tiempo de seguir queriéndonos, de seguir amándonos.

Que estamos a tiempo de saber que no hemos perdido el tiempo, que ha sido el tiempo quién nos ha perdido a nosotros.

Déjame decirte que lo que pudo ser y no fue, algún día será."
(Ariam Moa)


lunes, 10 de julio de 2017

Pero sólo contigo

"Quiero quedarme noches enteras despierta mirando estrellas.

Quiero quedarme todo un domingo de invierno en la cama.

Quiero sábados de palomitas y onzas de chocolates, de películas en blanco y negro, de esas que hacen llorar.

Quiero bailar bajo la lluvia, saltar sobre los charcos.

Quiero surcar nubes y volar, quiero cruzar océanos, quiero tomar café en París,cenar en Roma y despertar en Nueva York.

Quiero preparar café y hacer bizcochos, hablar durante horas y quedarme escuchando muchas más.

Quiero llorar de risas y no saber porqué.

Quiero  sentarme a la orilla del mar y contar olas.

Quiero hacer esto y mucho más, pero sólo sí lo hago contigo."
(Ariam Moa)


domingo, 9 de julio de 2017

Mujeres de Premio Nobel..., PEARL S. BUCK

Es en 1938 cuando una cuarta mujer vuelve a ser galardonada con el Nobel de Literatura.

Pearl Confort Sydenstricker, conocida como Pearl S Buck, adopto el apellido del que fuera su primer marido.

Nació en 1892 en Estados Unidos, hija de unos padres misioneros presbiterianos que se establecieron en China cuando ella contaba tan sólo tres meses de edad. Allí paso casi cuarenta años de su vida.
Fue la cuarta de siete hermanos de los cuales sólo tres alcanzaron la edad adulta.

Su padre de pasaba largas temporadas fuera del hogar debido a las misiones y su madre predicaba a las mujeres del pueblo en un consultorio que ella misma abrió.

En 1919 conoce al economista en agricultura John Lossing Buck con quién contrae matrimonio al poco tiempo; en 1921 nace su hija mayor con un severo retraso mental. Durante el parto Pearl es diagnosticada de cáncer de útero lo que obliga a practicarle una histerectomia.
En 1925 adoptan a la que sería su segunda hija.
Aunque fue un matrimonio infeliz casi desde el principio duró 18 años, durante trece su residencia se estableció en el campus universitario de Nanking, donde ambos enseñaban.

En 1921, su madre fallece y su padre se traslada a vivir con ellos.
Las desgracias que marcaron su vida se ven reflejadas en su obra "Incidente en Nankin".

Escribió más 85 libros donde refleja a China y su gente. Abarca géneros como el relato, el teatro, el guión cinematográfico, la poesía, literatura infantil, incluso llegó a publicar un libro de cocina.
Todo con un estilo sencillo y propio y preocupada por los valores fundamentales de la vida humana.

Su primera novela se publica en 1930 bajo el título "Viento del este, viento del oeste".
El ejecutivo de la editorial Richard Walsh se convierte en su segundo marido, tras divorciarse ambos.

En 1931 se publica su segunda novela "La buena tierra", sería el libro más vendido en 1931 y 1932. Gana el Premio Pulitzer y en 1935 gana la Medalla Howels, en 1937 se adaptaría al cine.

En 1938 es galardonada con el Premio Nobel de Literatura, se convierte en la primera norteamericana en obtenerlo.

En 1942 publica "La estirpe del dragón", en 1970 "Los Kennedy" y "China tal y como yo la veo".

En 1934 se mudó definitivamente a Estados Unidos junto a su marido, adoptaron seis hijos y compraron una granja, que ahora forma parte de del Registro de Edificios Históricos.

Allí se convierte en una gran activista por los derechos civiles de las mujeres. Continuó publicando ensayos en diarios y revistas de la época y durante veinte años trabajó en la Universidad de Howard.

En 1942 junto a Richard fundó la Asociación East and West, dedicada al intercambio cultural y el entendimiento entre Asia y Occidente.

En 1949 fundó Welcome House, la primera agencia de adopción en la que se aceptaban niños asiáticos y mestizos.

En 1964 estableció su propia fundación, que proveía de atención a niños asiático-estadounidense que no eran elegidos para la adopción, lo que beneficio a numerosos niños de Asia.

Fallece en 1973, con 70 obras publicadas, el resto de su obra se publicó a título póstumo.

"La buena tierra", "La estirpe del dragón" y "Pabellón de mujeres" se adaptaron para ser llevadas a la gran pantalla.


Yo me quedo contigo

"Quédate con quién te llama a deshoras para decirte "te echo de menos".
Con quién te mira a los ojos para decirte "te quiero".
Con quién llama a tu puerta para decirte "necesitaba verte".

Quédate con quién cruza el mundo para secarte las lágrimas y sacarte una sonrisa.
Con quién cambia una tarde de amigos por una tarde contigo.
Con quién deja de decir "tu y yo" para decir "nosotros".

Quédate con quien sea capaz de sacarte una sonrisa por el mero hecho de verte sonreír.

Quédate con quién no quiera conocer más mundos, porque su mundo eres tú."

(Ariam Moa)


sábado, 8 de julio de 2017

Empezar...

"Empecé a quererme el día que supe que había empezado a olvidarte.
El día que ya no me importaban tus te quiero, ni tus te echo de menos.

Empecé a quererme el día  que desperté tranquila, sin echar de menos tu presencia en la noche.
El día que caminé sola, sin seguir tus huellas.

Empecé a quererme el día que aún sabiendo que aún tenía alguna lágrima que derramar, había una vida después de ti."
#hayvidadespuesdeti
(Ariam Moa)



jueves, 6 de julio de 2017

Mujeres de Nobel..., SIGRID UNDSET

Dos años después en 1928, otra mujer es reconocida con el Premio Nobel de Literatura.

Ella es Sigrid Undset, nacida en Dinamarca en 1882.
Su vida estuvo marcada por la muerte de su padre siendo una niña, un arqueólogo de gran reputación.
El fallecimiento del cabeza de familia deja a la familia en una situación precaria, por lo que al cumplir la edad requerida, Sigrid comienza sus estudios de Historia y Arte Medieval al tiempo que comienza a trabajar en una oficina para poder mantener así a su madre y a su hermana, aprovechaba las noches para escribir, sentada en la cocina.
Pertenece a esa primera generación de mujeres que percibían un sueldo por su trabajo.

Decide hacer su sueño realidad y convertirse en pintora, marchado de a Roma, allí conoce a un pintor noruego con quién contrae matrimonio al poco tiempo de conocerse.
Su matrimonio la llevó a tener que abandonar su sueño y quedar supeditada al talento de su marido; fue obligada a dejar de pintar tras el nacimiento de su primer hijo.
La pareja atraviesa varias crisis, la última de ellas les lleva a un doloroso divorcio, una vez Sigrid queda al cargo de una familia que además estaba aumentada al hacerse cargo de los hijos del primer matrimonio del pintor.
Lejos de renunciar a su vida familiar y laboral, opta por conciliar ambas, cuidaba de los niños durante el día y reservaba las noches y los domingos para entregarse a su carrera literaria.

Llegó a ser consciente de la situación de la mujer "moderna" de la época, por lo que comenzó a ser parte activa de los movimientos de debate político y social de entonces, a favor de la mujer.
En 1940 se exilia a Estados Unidos, donde colabora activamente con el movimiento anti nazi.

Publica su primera obra "La señora Martha Oulie" en 1907 donde la protagonista reconoce la infidelidad hacia su marido en la primera página, esto provoca un gran revuelo en la sociedad de aquel entonces.

Otras obras suyas hablan de los problemas de la mujer trabajadora, "Jenny" publicada en 1911 y "Las mujeres sabias" en 1914.
Poco a poco a vuelve hacia valores más tradicionales, el conflicto entre amor y desamor, el amor terrenal, el amor divino y hacia temas históricos, sobre todo centrados en la Edad Media, época en la que se ambienta la que es considerada por la crítica como su mejor obra, la trilogía sobre la vida de Kristin Lavranddatter.
Trilogía compuesta "La corona" (1920), "La señora" (1921) y "La cruz" (1922), consiguió convertirse en un clásico de la literatura Noruega, lo que consagra definitivamente la carrera de Sigrid.

Su reconocimientos culmina en 1928 al recibir el Premio Nobel de Literatura, al año siguiente de la publicación de "Olaf Audunson" y al ser nombrada Presidenta de la Sociedad Noruega de Autores, fue la primera mujer en obtener dicho cargo.

En sus novelas siempre describe a mujeres con una profesión reconocida, fuman, practican deporte y pasan fines de semana con hombres sin estar casadas.
Actividades impropias en 1880, lo que divide al sector femenino en facciones claramente diferenciadas.
Sigrid de convierte en una vehemente opositora a cualquier tipo de intervención.

Fallece en 1949, siendo una de las mujeres que abrió el camino a otras de aquella época.


Despedidas...

"Me despedí sin decirle adiós, no quise que viera como con el corazón roto en mil pedazos, aún necesitaba decirle te quiero.

Me marché sin mirarle a los ojos, para que no vieros míos llenos de lágrimas que se ahogaban en aquel maldito nudo en la garganta.

Me fui descubriendo verdades entre múltiples mentiras, me fui el día que su deseo por mi, mató todo mi amor por él."

(Ariam Moa)


miércoles, 5 de julio de 2017

Y sí...

"Y sí fueras tu quién hace vibrar cada día mi corazón.
Y sí fueras tú quién eriza cada vello de mi piel.
Y sí fueras tú quién transforma mis tristezas en alegrías, quién convierte mis noches de insomnio en mis días eternos.
Y sí fueras tú quién me susurra cada día que me quieres y escuches mis te amo al oído.
Y sí fueras tú quién me diga que sin mi no eras nada y conmigo puedes serlo todo.
Y sí fueras tú quién me espera al otro lado de la vida, por que sin mi sobrevives y conmigo sabes lo que es vivir.
Y si fueras tú a quién he estado queriendo toda una vida sin tú saberlo.
Y si fueras tú el amor de mi vida, y sí fuera yo el amor de la tuya.

Y sí fueras tú, y sí fuera yo, y sí fuéramos nosotros..."


Cuando vuelva a verte...

"Cuando vuelva a verte, te daré todos los abrazos que he ido guardando.
Todos esos besos que hasta ahora he lanzado al viento, por sí alguno de ellos llegaba hasta tus labios.

Cuando vuelva a verte, te diré todos los te quiero que he estado suspirando y todos los te amo que se quedaron ahogados.

Cuando vuelva a verte, te recordaré que es tan fácil quererte que nunca voy a dejar de hacerlo.

Y que sí algún día dejo de quererte, recuérdame que prometí nunca hacerlo.
#lavidamedebeunavidacontigo


Mujeres de Premio Nobel, GRAZIA DELEDDA

Para que por segunda vez una mujer fuera distinguida con el Premio Nobel de Literatura, hubo que esperar hasta 1926. Año en el que Grazia Deledda consigue dicho galardón.

Gracia nace en Italia en 1871, hija de un pequeño empresario aficionado a la poesía y de una mujer con grandes valores religiosos. Se crió en una familia numerosa educada en una extrema moralidad.
Recibió clases particulares después de terminar su educación primaria, únicos estudios permitidos por entonces para las mujeres de la época, fue autodidacta en sus estudios literarios.

Comienza a destacar como escritora gracias a sus publicaciones en una revista de aquellos años.
Su primera obra de éxito se publica en 1890 bajo el título "En el azul."

Sus primeras obras oscilan entre la poesía y la narrativa, de ellas destaca "Pasajes sordos", publicada en 1890.

Contrae matrimonio con un funcionario del Ministerio de Guerra, lo que le obliga a trasladarse a Roma.
La crítica comienza a interesarse por ella tras publicar otras dos obras, "Almas honestas" y "El viejo de la montaña", para entonces ya colaboraba en tres revistas de gran prestigio literario, publicando relatos y poemas.

En 1903 se consagra como escritura al publicar "Elías Portolu", a partir de entonces comienza una serie de novelas y obras de teatro; "Cenizas", "La hiedra", "Hasta el límite", "Colombi e Sparvieri", "Cañas al viento", "El incendio del olivar", "El Dios de los vientos".

Su obra comienza a ser considerada y alabada por críticos y escritores de aquel entonces.

Su narrativa se nada en vivencias de amor, dolor y muerte y donde se deja entrever un sentimiento de culpa, de pecado y fatalidad.
Estuvo influenciada por autores como Giovanni Verga, Gabriele D'Annunzio y el gran Leon Tolstoi.
En sus novelas siempre se encuentra un gran vínculo entre lugares y personas, entre estados de ánimo y paisajes.

La gran mayoría de los críticos coinciden en no encasillarla en ningún estilo, coinciden que su poética es propia y original.

Es en 1929 cuando su carrera literaria es reconocida con el Premio Nobel de Literatura.
Fallece en 1936 y en 1937 y 1939 se publican dos obras póstumas; "Cósima" y "El cedro del Líbano" respectivamente.


lunes, 3 de julio de 2017

Mujeres de Nobel..., SELMA LAGERLÖF

El primer Premio Nobel de Literatura se entregó en 1901, pero hubo que esperar hasta 1909 para ver como una mujer lo recibía por primera vez.

Hasta 2015 han sido catorce mujeres las que han sido galardonadas con tan prestigioso galardón.

Selma Lagerlöf fue quién abrió el camino a todas ellas.
Nació un 20 de noviembre en Macbacka (Suecia), hija de un teniente escribiente y propietario rural.
Los primeros años familiares fueron de bonanza económica, pero poco a poco su bienestar se fue degradando, esto llevó al teniente al alcoholismo.

Selma sufría una displasia en una cadera lo que la llevó a aficionarse a la lectura desde que era muy niña, debido a sus largos periodos de reposo.
A los 12 años escribe su primer poema largo. Tres años más tarde es enviada a Estocolmo para que continúe sus estudios, esos años son reflejados en su obra "Diario."

Su hermana mayor fallece de tuberculosis, su hermano menor se gradúa en medicina, su hermana menor contrae matrimonio y su hermano mayor se hace cargo de la finca familiar debido a los problemas de salud del padre. 
Pero la situación económica de Suecia acabó por arruinar a la familia.

Por lo que Johan el mayor de la familia emigra a Estados Unidos y consigue un préstamo para que Selma pueda continuar con sus estudios.

El año en que fallece su padre Selma comienza su carrera como maestra lejos de su localidad natal.
Allí entabla amistad con otra joven maestra y una empleada de banca muy vinculada a causas sociales y feministas.
Esta amistad le sirvió de inspiración para su novela "La anciana Agneta."
Se hizo popular entre sus alumnas por sus clases magistrales, que le llevaron a escribir artículos para la iglesia y el periódico local.

Fue en 1886 cuando Sophie Aldersperre, principal figura del movimiento feminista en Estocolmo, contacta con Selma gracias a unos sonetos publicados en una prestigiosa revista.
Gracias a ella conoce a una baronesa que la convence para que comience su obra en prosa.

Selma gana un concurso de novela convocado por un periódico cuyo premio equivalía a la mitad de su sueldo anual, además la baronesa consigue que le concedan una beca para que deje la enseñanza y se dedique a su carrera literaria.
Sin embargo la novela no obtuvo el recibimiento esperado por el público, por lo que Selma creyó que su carrera no llegaría a más.

Fueron sus dos grandes amigas quienes la convencieron para que presentara su novela al gran crítico literario de la época.
Fue él quién publicando una magnífica reseña impulsó la carrera de la escritora.
Para entonces ya había escrito una colección de cuentas y otra novela además de prometerse que recuperaría la finca familiar.

Los éxitos de público y crítica llegaron hasta el entonces Rey de Noruega, Óscar II y de la Academia de Suecia, entre ambos decidieron resolver todos mis problemas económicos de la autora para que pudiera dedicarse a escribir exclusivamente.

En 1904 consigue recuperar la finca familiar, y en 1909 su carrera es reconocida otorgándole el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndose así en la primera mujer en recibirlo.

Algunas de sus obras han sido llevadas al cine y a la televisión.
Existe un importante premio literario sueco que lleva su nombre.
La casa donde vivió es museo de visita obligada y hasta 2016 el billete de 20 coronas llevaba impreso su rostro.



Te espero aquí

"Te espero aquí en el otro lado de tú corazón, ese que me tienes reservado para que no entre nadie más.
Ese en el que guardas los te quiero y te amo para decírmelos en susurros y gritárselos al mundo.

Te espero aquí en el otro lado de tu corazón, ese que me tienes reservado para no perderme nunca y que sólo tu y yo conocemos.

Te espero aquí, en el otro lado de tu corazón acurrucada, esperando a que vuelvas a buscarme y me digas que no vas a volver a marcharte sin mi."


jueves, 29 de junio de 2017

Caminaba

"Caminaba rápido, con la seguridad de aquel que sabe a donde va.

Caminaba rápido, parecía tener prisa por llegar a un lugar, a ese lugar.

Caminaba rápido con paso firme y seguro, sin mirar atrás.

Y entre paso y paso de vez en cuando se le escuchaba suspirar."


miércoles, 28 de junio de 2017

Breve historia de los Premios Nobel

Sin duda la historia de los Premios Nobel va ligada a la historia de su mentor y creador, el científico e inventor Alfredo Nobel.
Nacido en Estocolmo en 1883, con tan sólo nueve años de edad se traslada a San Petesburgo con toda su familia, donde su padre regentaba una fábrica de armas, fábrica que años más tarde quebraría.

A los treinta años Alfred Nobel regresa a Estocolmo y crea su propia fábrica de nitroglicerina.
Perfeccionó sus estudios sobre la inestabilidad de los éteres nítricos de la glicerina, sufrió varias explosiones, en una de ellas pierde la vida su hermano y además destruye parte de su primera fábrica.

Con estos experimentos consiguió manipular de forma más o menos segura la nitroglicerina y más tarde la dinamita.

La patente de sus inventos lo dotó de una gran fortuna a la vez que comenzaba a ser consciente de que estos también acabarían con la vida de muchas personas, por lo que decidió destinar la mayor parte de su fortuna a incentivar los esfuerzos de los hombre en los campos de las artes, la ciencia o la diplomacia que se cultivaran a favor de la humanidad.

El 27 de noviembre de 1895 Alfred Nobel firmaba en París un testamento que recogía la creación de la Fundación Nobel.
Un año después el 10 de diciembre de 1896 fallecía en San Remo, de ahí que la ceremonia de entrega de estos premios se celebren en esa fecha, para conmemorar la muerte del creador y mentor de dichos galardones.

Pero no es hasta el año 1901 cuando se concede por primera vez el Premio Nobel de Literatura, y hay que esperar hasta 1909 para que sea concedido a una mujer, Selma Lagerlöf, desde entonces y hasta 2015 en que se concedió por última vez dicho premio a una mujer, catorce han sido las mujeres distinguidas con dicho galardón.

Durante catorce semanas os hablaré de cada una de ellas en este blog, si queréis conocerlas, no faltéis a nuestra cita, os espero.


lunes, 26 de junio de 2017

Y menos mal...

"Y menos mal que me quedas tú.
Sí tú el que aguanta mi carácter de mierda, ese carácter de risas  y llantos en menos de un minuto.
Ese que me da un beso cuando más lo necesito pero no lo pido.

Menos mal que me quedas tú, ese que sabe que necesito un te quiero a tiempo y un beso a destiempo, ese que me escucha cuando nadie lo hace y ese que me soporta cuando ni yo misma lo hago.

Menos mal que me quedas tú para poner cordura en mis momentos de locura y paz en mis guerras internas, esas que mantengo conmigo sin saber contra quién lucho.

Menos mal que me quedas tú para mantener la calma cuando soy tempestad, menos mal que me quedas tú, para decirme que cuando todos se vayan, siempre me quedarás tú."


domingo, 25 de junio de 2017

Me iré

Me iré el día que me tenga que ir, sabiendo que no le debo nada a nadie, ni siquiera a la vida, esa cabrona que unas veces te da todo y otras no te da nada.
Me iré sabiendo que hay muchos que me deben mucho, incluso la vida, ella me debe tanto.
Me iré sabiendo que nadie es profeta en su tierra, que para que te valoren tienes que irte o quizás tienes que morir.
Me iré allí donde me esperan, allí donde me respetan, pero sobre todo me valoran.
Me iré quizás para un día volver, quizás para nunca hacerlo..., pero me iré.


miércoles, 14 de junio de 2017

La corona que perdió una princesa.

Nací siendo un error, en casa esperaban un varón, después de seis hembras.
Esperaban a quién debía ser el futuro rey, pero llegué yo, para la desdicha de palacio y del pueblo, que de un modo u otro también se sentía defraudado.

En mis primeros años de infancia, recibí la misma educación que mis hermanas mayores, pero nunca me interesó demasiado el tema de vestidos y buenas maneras, siempre fui una pequeña fiera a la que no conseguían domar.

No era extraño verme en las caballerizas junto a los empleados cepillando caballos y limpiando las cuadras, siempre vestida como uno de ellos, con botas de montar, pantalones y unos tirantes para sujetarlos que en algún momento había robado a mi padre.

Me gustaba salir a cazar con los hombres a caballo y montando al animal como uno más, nunca tuve interés en aprender a montar como una señorita, a mi me gustaba galopar montada a horcajadas.

Me gustaba acompañar a papá en todo lo que hacia, yo no quería ser una princesa como mis hermanas, ni reina como mamá, yo quería ser rey como papá.

Así fui cumpliendo años hasta llegar a mi mayoría de edad y mi presentación en sociedad.
Aquella noche debería llevar un vestido propio para la ocasión, guantes hasta el codo y un recogido en mi largo cabello adornado con una corona.
Meses de preparación para algo que yo no estaba preparada.

Así que preparé mi propio plan.
No con idea de dejar en ridículo a toda mi familia, pero sí dejar claro que lugar quería tener en ella.

Me corté mi larga trenza esa que durante años me había acompañado, limpié mis botas de montar, escupiendo en ellas y cepillándolas a conciencia, como me habían enseñado los chicos en las cuadras.

Planché aquel pantalón que tanto me gustaba y mi camisa favorita, esa que necesitaba remangar porque la había heredado del capataz.
Estuve escondida toda la tarde para que nadie pudiera encontrarme y obligarme a vestirme para aquella pantomima.

Llegada la hora, me vestí a mi modo, me coloqué mis tirantes y bajé aquellas escaleras para mi presentación.
Ante caras de asombro, susurros en voz baja y algún que otro grito de expectación, mi padre anunció mi mayoría de edad.
Me tomó de la mano para abrir aquel baile, me sonrió, besó mi mejilla y me confesó que siempre había sido su favorita.

Aquella noche mi corona, perdió a una princesa, pero la princesa había encontrado su lugar.

"A veces las coronas, pierden princesas, porque no todas las princesas quieren ser princesas ni llevar coronas."


lunes, 12 de junio de 2017

Te esperé

Te esperé como siempre lo hice, sentada en el último escalón hasta tu corazón.

Te esperé, mientras veía como abrías y cerrabas tú puerta, viendo entrar y salir sentimientos, viendo como entrabas, como salías, como la cerrabas tras de ti y nunca tras de mi.

Te esperé entre tus ahora sí y tus ahora no.

Te esperé mientras disimulabas para no verme.

Te esperé hasta que alguien vino a buscarme, con un ahora tú y nadie más.


jueves, 8 de junio de 2017

Llega una a esa edad.

Llega una a esa edad en que decide ponerse el mundo por montera, o sencillamente llegas a esa edad en que todo o casi todo te importa un pimiento.

Estoy en esa edad en la que me cansé de las excusas, de ir a lugares donde no me apetece, de estar con quién no quiero estar, me cansé de los quiero y no puedo y de los puedo pero no quiero.

Estoy en esa edad, en la que ya no me callo los te quiero,  ni tampoco los te echo de menos, los digo y espero a ver que pasa, por que estoy en esa edad, que ya no me dejo llevar por la cordura del cerebro, me dejo llevar por la cordura del corazón y ¿sabéis por qué? Porqué al final el corazón siempre es el que mejores consejos te da, te libra de lo malo y te empuja a lo bueno y a lo mejor.

Estoy en esa edad en la que realmente comienzo a disfrutar, en la que sí me caigo me levanto, que sí me quieres ayudar acepto tu mano, pero sí me pones la zancadilla salto.

Estoy en esa edad en la que sí quieres ser compañero de viaje te acepto, pero sí te bajas del tren no te rogaré que vuelvas a subir, no elijo compañeros que se unan a mi viaje, elijo viajes para que se unan compañeros, aunque a veces viajar sola no es tan malo.

Estoy en esa edad que a veces no me soporto, pero tampoco pido que me soporten.

Estoy en esa edad de rebeldía que la madurez me está regalando.


lunes, 5 de junio de 2017

Enamórate de la vida.

Enamórate de la vida, de todo lo que está por venir, de los reencuentros, las oportunidades, de todo lo que te hace feliz y sobre todo de quién te hace feliz.
Dale prioridad a quién hace esfuerzos para que te quedes, en lugar de los que hacen que te alejes.

No tires la toalla cuando todo de ponga mal o cuando no sepas que camino tomar.

Piensa en ti y échale valor a las decisiones que tomes y no dudes de todo.

Así que al lío, siéntate con quién te tengas que sentar y habla de lo difícil, de lo fácil, de las penas, alegrías, de risas y llantos, pero ríete, con una sonrisa todo se ve mejor. 

Sé amable, sé honesto, pero también sé claro, no uses medias tintas, no pierdas el tiempo con medios días habiendo días enteros.

Nada puede ser ni será, como un día fue, ahora todo es y será diferente, pero haz que todo esto te haga sentir más vivo que nunca.

No intentes controlar tus sentimientos, deja que fluyan, no es malo sentir, no es malo volver a creer y sobre todo no es malo querer salir y dejar atrás todo aquello que te hizo daño una vez.

Al fin y al cabo, es tú vida, es tú momento y tienes ganas de vivir.

Disfruta, viaja, conoce, propónte metas, escápate, a donde sea, con quién sea, pero invierte tu tiempo en todo aquello que te haga crecer, en todo aquello que te haga vivir.


viernes, 2 de junio de 2017

Siempre

Unos días más, otros días menos, pero te voy a querer siempre.
Te querré más en los días que mire mis manos y me de cuenta que me faltan las tuyas, esos días prometo quererte como sí nunca lo hubiera hecho.
Te querré menos en los días que te busque y no te encuentre.
Te querré siempre, mucho más en los días que no me pidas que lo haga, porque esos días en los que no me pides nada, es cuando más necesitas que te quiera.
Te querré menos en las noches eternas sin ti a mi lado, porque esas noches es cuando más perdida me siento.
Te querré siempre me lo pidas o no, me quieras o no, unos días más, otros días menos y aunque creas que siempre es demasiado, te querré siempre.



miércoles, 31 de mayo de 2017

La vida me debe una vida contigo.

La vida me debe noches contigo, de esas de abrazos y besos eternos, de risas y de ganas de no dormir para no perdernos ni una sola mirada, ni una sola caricia.

La vida me debe días de no hacer nada contigo, pero que significan hacerlo todo.

Días de sofá, de pelis y palomitas, días de paseos infinitos a ningún lugar, cogidos de la mano y de carcajadas sin saber porqué.

La vida me debe tardes de mirarte eternamente y no cansarme de hacerlo, porque podría estar mirándote toda la vida y quedarme con ganas de mirarte más.

La vida me debe toda una vida contigo. 


No hay edad


No hay edad para nada, por que nada tiene edad.

Ni el amor, ni las ganas de divertirse, de reír, de llorar, de sentir y de miles de cosas.

No hay edad, por que que lo único que debe haber son ganas de sentir, de hacer cosas, de empezar, de levantarse, de seguir adelante a pesar de las dificultades, de vivir.

No hay edad, no hay tiempo, no hay nada, sólo  el aquí y el ahora, por que el allí queda lejos, el ayer ya no existe y el mañana..., ay el mañana queda tan lejos y tan cerca a la vez.


martes, 30 de mayo de 2017

VIVIR..., sin remordimientos.


Deja de esperar al futuro, deja de esperar lo que viene.
Empieza a gastar menos tiempo pensando y planificando que harás.

Haz y siente, pero deja de dudar de ti mismo, a veces sólo se trata de actuar, sin preguntas, sin cuestiones.

Arriésgate sí es necesario, pero no te quedes con la duda, de que hubiera pasado.

No te compares con nadie, no busques respuestas en todo, pero sobre todo no busques excusas.

Se fiel a tus experiencias pasadas y sí has pasado por algo, no repitas errores.

No te ajustes, ni te acoples a los demás, vive un poco joder, aquí y ahora, el presente; porque el pasado se fue y el futuro, ese ya vendrá.

Acepta que no puedes controlarlo todo, sacrifica lo que puedas dejar ir y sólo así podrás lograr lo que quieres.

Tú y sólo tú tienes el poder de deshacerte de lo que ya no vale, de lo que no funciona, tienes el poder de destruir muchas cosas y de reconstruir otra vez lo que merece la pena.

Tú tienes el poder de cambiar la historia de tu vida, pero deja de arrepentirte de todo, sí haces algo nuevo ve a muerte, para bien o para mal, pero ve, es tú decisión, pero por favor, sin remordimientos.