domingo, 21 de mayo de 2017

Nunca es tarde....

Dicen que nunca es tarde sí la dicha es buena.


Pues más vale tarde que nunca, para ver al grupo con el que has crecido, te has enamorado, te has desengañado y te han acompañado en días de alegrías y penas.

Ayer 20 de mayo y 32 años después de su primer disco, pude disfrutar de ellos, de ellos de los Hombres G en Cáceres, en mi ciudad.


Una cuando llega a una edad, disfruta todo de otro modo, desde la madurez todo tiene otro matiz.
Pero ayer regresé a mis 15 años, a esos años de emociones a flor de piel y adrenalina desbordada.
Canté todas y cada una de las canciones como sí no hubiera un mañana, cuando ponía mis discos de vinilo en casa, soñando con sus conciertos y aprendiendome todas las letras.


Reconozco que desde que hicieron el anuncio de su actuación aquí, los días fueron diferentes, me he levantado cada mañana escuchando todas sus canciones, no quería olvidar ni una sola letra.

Desde aquí, desde este humilde blog, gracias por hacernos soñar una vez más.
Gracias por regalarnos una maravillosa e inolvidable noche, no dejéis de cantar nunca, no dejéis de hacernos soñar. 
Gracias por tanto, sois y seréis eternos.


miércoles, 17 de mayo de 2017

No nos hacemos viejos, nos hacemos sabios.

El día que cumplí los cuarenta, todos se empeñaban en repetirme que tenía que pasar por una crisis, al parecer es obligatorio pasar por una al cumplir esa edad.

Lejos de plantearme una, me di cuenta que sencillamente cumplía una etapa de mi vida y comenzaba otra, comenzaba la segunda mitad de mi vida, según parece tenemos una media de vida de unos ochenta años.

Estoy a punto de cumplir alguno más de los cuarenta y debo decir que aún no he pasado por la temida crisis, créanme sí les digo que lo pase peor el día que cumplí los dieciocho, ese día en que piensas que vas a comerte el mundo y te das cuenta que el mundo no se come.

Es cierto que a partir de los cuarenta he vivido situaciones muy intensas, una ruptura amorosa que marcó un ante y un después, un despido laboral, un cambio de ciudad, el darme cuenta que el amor de mi vida sigue siendo el mismo, regresar a mi ciudad y hacer realidad un sueño, publicar mi primer libro.
Ah y correr medias maratones, algo que con veinte años jamás me plantee.

A partir de esa edad he aprendido a valorar y disfrutar mucho más todo lo que hago y por supuesto lo que tengo.

Mi familia, una familia pequeña pero muy unida, sigo teniendo a mis padres conmigo, sólo con eso ya soy feliz cada día.

Mis amigos, pocos pero bien avenidos, esos que siempre están en las duras y en las maduras, de los que sí hay que reír se ríe y sí hay que llorar se llora, de ellos he aprendido grandes lecciones.

Disfruto de pequeños placeres, un café en buena compañía y a veces en solitario, hace unos años me horrorizaba entrar sola en una cafetería, los años me han ayudado a superar miedos, también me han traído otros.

Una tarde de domingo, de esas de sofá y un buen libro, de una mediodía de vinos con los amigos que se alargan hasta altas horas de las tardes.

Y de mis paseos en soledad, reconozco que he aprendido a tener momentos para mi, de soledad elegida me gusta salir a pasear en solitario, unas veces con música otras sin ella, pero siempre dispuesta a conocerme un poco más, porque lo crean o no, aún me sigo conociendo, ¿no les ha pasado que en ocasiones nos preocupamos por conocer a los demás, cuando nosotros mismos somos unos grandes desconocidos?

Pues eso, que a unos días de estar más cerca de los cincuenta que de los cuarenta, voy a cumplir cuarenta y seis, vivo de otro modo, ni mejor ni peor, pero sí veo la vida desde otra perspectiva, que no sé sí es cierto eso que dicen que las mujeres somos como el buen vino, que mejoramos con los años, en cierto modo me da igual, que me quiten lo bailao.

Yo llevo unos días recordándome una frase que me encontré hace unas semanas en una furgoneta, "No nos hacemos viejos, nos hacemos sabios."


martes, 16 de mayo de 2017

El don

Tus te quiero tienen el don de calmarme, de hacer que me sienta tranquila, que mis dudas se conviertan en seguridades.

Tus mirada tienen el don de hacerme especial, de sentirme como en casa en tus ojos.

Tus labios tienen el don de hacer que me estremezca en cada uno de tus besos y me acomode en tus sonrisas.

Tú tienes el don de encontrarme cada vez que me siento perdida.


Desgarradora carta

Siempre he sido una gran admiradora de Virginia Woolf, escritora de cabecera desde que comencé mi pasión por la lectura y la escritura.

Hoy después de leer no sé por cuantas veces "Una habitación propia" y de ver la película "Las horas".

He buscado esta carta que Virginia le escribió a Leonard, su marido, poco antes de lanzarse al río para suicidarse.

Os dejo una foto de la carta original y su traducción.

"Querido:

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo.
No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.

V."



(Carta de Virginia Woolf, a su marido Leonard, justo antes de  ahogarse en el río).

domingo, 14 de mayo de 2017

Noches sin ti...

Me gustan las noches en las que apenas duermo, porque significan que te pienso más.

 Me gustan las noches de insomnio, con medias sonrisas en la cara, recordando sonrisas completas.

Me gustan esas noches sin ti, porque incluso en esas te siento cerca de mi.
Y es que me gusta todo aquello que tiene que ver contigo.

Porque incluso cuando no estás..., estás.



Cielos de una mañana de domingo

Hoy he vuelto a mis andadas.
Me he pasado más tiempo mirando al cielo que al suelo, últimamente ando demasiado por las nubes, no se sí en un intento de huir de la monotonía o simplemente porque me he cansado o aburrido de ver siempre los mismos suelos.

Estos son mis cielos de hoy...
Un paseo por las nubes y los cielos de Cáceres...











sábado, 13 de mayo de 2017

Nubes

Siempre he tenido debilidad por el cielo y sus nubes hoy os dejo una selección de fotos de los últimos días en los cielos de Cáceres. A veces la naturaleza nos ofrece imagenes maravillosas que merece la pena captar con una camara de fotos y compartir con el resto del mundo....

Carretera Trujillo-Cáceres después de una tarde tormenta.

Avenida de Alemania, Cáceres antes de una mañana de lluvia y  viento.


Mañana nublada en Avd Isabel de Moctezuma, poco antes de una granizada.

Plaza Mayor de Cáceres tarde de WOMAD 

Mañana de sábado sin lluvia, pero con viento.

Contrastes en la Plaza Mayor de Cáceres.

viernes, 12 de mayo de 2017

Manías de una aprendiz de escritora


A principios de esta semana terminaba el que será mi segundo libro, un libro lleno de sentimientos, relatos y versos o algo parecido escritos en verde.
Un libro donde vuelvo a desnudar mi alma en cada palabra escrita, donde os abro un poco más mi corazón.

Ayer tomando un café con un amigo de toda la vida, me preguntaba que sí tengo manías a la hora de escribir.
Me conoce lo suficiente como para saber que tengo más de una en mi rutina y vida diaria.

A parte de mi bolígrafo verde, debo confesar que debo ser algo atípica.
Escribo por impulso, en cualquier lugar, siempre llevo un cuaderno y un bolígrafo conmigo por sí la inspiración me asalta.
No necesito estar a solas, ni en silencio, a veces sí pero no necesariamente para escribir, los que me conocen bien, saben que soy bastante solitaria e independiente en mi día a día.

Aunque también tengo algún que otro lugar preferido para escribir, podéis encontrarme algunas mañanas tomando un café en cualquier lugar de la ciudad mientras escribo o corrijo.
Normalmente no escribo por las noches, aunque reconozco que algunas veces sí he tenido necesidad de levantarme para tomar notas.

No escribo con una botella de whisky al lado ni en momentos de máxima tristeza.
Aunque a veces esa tristeza me ha ayudado a escribir.
Escribo normalmente a media tarde y siempre sentada sobre mi cama, me gusta escribir a mano toda la obra, donde hago mis primeras correcciones y tachones, muchos tachones, reconozco que me da pereza el ordenador y me cuesta mucho pasar todo lo escrito a mano, remoloneo mucho, quizás demasiado, pero cuando la emoción me puede no paro de teclear.
Tampoco bebo café para mantenerme despierta por las noches y poder escribir, soy demasiado disciplinada como para saltarme rutinas.
Duermo mis horas correspondientes.

Pero confieso que cuando  acabo un manuscrito, abro una botella de vino, me sirvo una copa, enciendo un cigarrillo, soy ex fumadora, pero de vez en cuando fumo por puro placer, y disfruto de ese momento de lectura de mi obra mientras brindo por lo bien que lo he hecho.
Soy una escritora atípica, quizás por que aún soy una simple aprendiz en este arte y mundo de escribir.





sábado, 8 de abril de 2017

Motivos...

Tenía mil motivos para odiarte y salir corriendo y uno sólo para quererte y quedarme.

Elegí quedarme, apostar todo a una sola carta y quererte hasta que me doliera hacerlo.

Me quedé para demostrarte que nunca es tarde, que todo llega a su debido tiempo, y que la espera merecía la pena.

Por qué todo aquello que merece la pena, merece una espera...

Siempre hemos sido las personas perfectas, en la distancia equivocada, aún estando a un milímetro estábamos lejos...

Nunca era nuestro momento, tal vez nunca lo fue...

Pero lo será, estoy segura que lo será...


sábado, 11 de marzo de 2017

Querida amante

Te lo llevaste sin manual de instrucciones, sin preocuparte de lo que quiere y sin saber quién es en realidad.
Tiene sus cosas buenas y malas como todos.
Se preocupó por mostrarme las malas, por sí quería huir antes de empezar, le mostré las buenas cuando decidí quedarme a su lado.

Le gustan los lunes, él es diferente a todos los demás, y lo celebra al llegar a casa con comida japonesa que compra cuando sale del trabajo, siempre en el mismo lugar, es un hombre de costumbres.

Los martes recorta su barba antes de desayunar, le gusta hacerlo mientras preparo café y huele a tostadas. Ese día se despide con un beso más largo de lo habitual tal vez para mostrar que está más guapo y aseado de lo normal.

Los miércoles es ese día neutro en el que va y viene, se siente perdido en el ecuador de la semana, suele hacer el amor como sí no hubiera un mañana, se entrega de modo salvaje y disfruta de cada empujón mientras gime y grita, ese día aparece su yo más desconocido, ese yo sin medida y anárquico que te envuelve y te atrapa.

Los jueves suele estar algo cansado y parece algo preocupado, pero sí le sonríes y le preparas su cena preferida, se acurrucará junto a ti en el sofá sin pedir ni dar explicaciones.

Los viernes sale más temprano de lo normal de casa pero también regresa antes, debes estar preparada para cuando llegue, toca cenar en algún lugar elegido al azar y bailar hasta la madrugada en algún lugar donde que canten y bailen tangos.

Los sábados no madruga, se levanta a media mañana, con algo de resaca, pasa el resto del día en pijama, con algún libro entre las manos, a media tarde, prepara café para dos y enciende ese puro que fuma de sábado a sábado. Suele durarle varias semanas, así que debes estar atenta para tener siempre uno que ofrecerle.

Los domingos está algo triste y distante, antes de levantarte, bésale, acaríciale y termina por hacerle el amor. De este modo se olvidará que al día siguiente todo vuelve a empezar.

Te lo llevaste por que yo dejé que te lo llevaras, quise darle alas para volar y que fuera libre de elegir.

Te lo llevaste, porque aún siendo un hombre de costumbres, había perdido esa costumbre a la que me había acostumbrado y tanto me gustaba, esa costumbre era quererme.




martes, 7 de marzo de 2017

Siempre


Y nos es a veces, 
es siempre que necesito tenerte y sentirte. 
Es siempre que necesito escucharte. 
Es siempre que necesito mirarte. 
Es siempre que necesito quererte y amarte.


Saber de amor


Sí, claro que se de amor, 
se de su amor,
 se de mi amor 
y sé de nuestro amor... 

Sé de ese amor eterno y no olvidado, 
se de ese amor suyo, 
de ese amor mío, 
de ese amor nuestro.


lunes, 6 de marzo de 2017

Tarde de poesía


"Llegó una tarde a finales de verano, al parecer para quedarse, pero no dijo por cuanto tiempo.

No hubo besos y tampoco un sólo te quiero. 

Sólo hubo miradas cómplices que lo decían todo. 

Miradas que decían más que cualquier palabra. 

Llegó una tarde de verano, para irse una mañana de otoño."
(MJMA)


domingo, 5 de marzo de 2017

Intentar


Y mira que lo intento, pero mis mañanas siguen oliendo a ti, a café recién hecho y besos.
A remolonear en la cama entre abrazos y risas.
A cosquillas desmesuradas y carcajadas a cada segundo.

A las ganas de despertarte a besos y despertarme sintiendo los tuyos.
Me siguen oliendo a susurros al oído y espejos empañados en el baño.

Me siguen oliendo a tus risas y tus te quiero.
Me siguen oliendo a ti, mientras te espero de nuevo, aquí al otro lado.



Condenados...


Pues no sé sí fue un día cinco, un día siete o cuando fue.

Sólo sé que desde ese día nada volvió a ser lo que era, desde entonces me despierto y duermo pensando en tu mirada, soñando con tus abrazos y sonido de tu voz.

No sé cuando fue, tampoco me importa, por que nuestro amor no tiene fecha nunca la tendrá, nos seguiremos queriendo y echando de menos por igual.

Por que estamos condenados a querernos sin principio pero también sin final.


sábado, 4 de marzo de 2017

Sobre ti, sobre mi, sobre nosotros...

Sí, escribo sobre ti, sobre mi, sobre nosotros...
Sí escribo de tu amor, de mi amor, pero sobre todo de nuestro amor...
Sí escribo de tus sueños, de mis sueños y de nuestros sueños...
Hablo de ti en voz baja, como sí fuera pecado quererte...
Hablo y escribo de ti, de mi, de nosotros...
Hablo y escribo de ti para mantenerte vivo a pesar de la distancia infinita...
Hablo y escribo de ti para mantenerte y hacerte inmortal...
Hablo y escribo de ti, de mi, de nosotros para mantenernos juntos...


jueves, 2 de marzo de 2017

Días grises


"Y en aquella soledad absoluta, llena de paz y a la vez de melancolía, me encontré de nuevo incumpliendo promesas. 
Me vi de nuevo mendigando besos, abrazos y miradas.

Aquello que prometí nunca más pedir, una vez más caía rendida esperando a que me mirara, me besara y me abrazara."
(MJMA)



miércoles, 1 de marzo de 2017

El refugio


"Se refugió en mis brazos una vez más.

Siempre lo hacía cuando se sentía perdido, me entregó sus ojos, sus manos, su boca y sus heridas.

Se refugió en mis brazos, mientras me abría el corazón y el alma.

Llegó sin nada, porque nada tenía.

Llegó buscando el perdón, por haber perdido una vez más el rumbo.

Se refugió en mis brazos, aquellos que añoraba en las noches compartidas con alguien llamado, soledad."
(MJMA)


Me olvidé...

Quizás suene extraño, pero sí a veces me olvido de ser mujer para querer llegar a ser una supermujer, o llegar a eso que llaman igualdad entre hombres y mujeres.

En los últimos días he compartido conversaciones con mujeres de un rango de edad muy similar al mío. 
Pertenecemos a una generación con estudios universitarios y que vivimos la transición política de España en nuestra infancia.

Hechos que sin duda nos han marcado enormemente, nos educaron para ser libres económicamente y no tener que depender de un hombre para vivir.
Hasta aquí bien, no me gusta depender de nada ni nadie. Muchas hemos renunciado al matrimonio o convivir en pareja para realizarnos profesionalmente o simplemente por que no tenemos ese instinto maternal del que una gran mayoría habla, pero ese es otro tema.

Llegadas a cierta edad muchas hemos pasado por distintas fases laborales, por despidos, volver a comenzar y salir sola de más de un apuro. 
No entiendo como llegados a los 40 en pleno siglo XXI seamos mayores para desempeñar puestos de trabajo, sin embargo hasta que no cumples los 45 no tienes derecho a solicitar una ayuda del gobierno por que el subsidio de desempleo ha llegado a su fin. 
Resumiendo que hay una franja de edad en que casi eres inexistente, no sirves para unas cosas y para otras tampoco, lo que venimos llamando incompatibilidad.
En algunos trabajos prácticamente te prohíben tener hijos, de hecho sí estas en edad fértil más de un empresario te da la espalda por las temidas bajas maternales y todo lo que conlleva formar una familia. 
Pero hay otro sector empresarial que sin embargo prefiere tener mujeres trabajando que hayan formado una familia y tengan un hogar estable, al parecer esta faceta de la mujer las hace más responsables.
Yo me pregunto ¿qué tendrá que ver la velocidad con el tocino?

Pero aún desempeñando el mismo puesto de trabajo que un hombre las mujeres siguen cobrando mucho menos que los hombres. 
Y además ellos no tienen que demostrar cada día que por el simple hecho de haber nacido hombres son válidos para desempeñar ese puesto sin problemas, se da casi por hecho que está capacitado para hacerlo sin problema.
Seguimos mezclando lo anterior mencionado.

Bien muchas consiguen conciliar vida laboral con vida familiar, son trabajadoras, muchas son empresarias, cuidan de sus hijos, son esposas y mantienen un hogar con esa estabilidad bien vista por la sociedad.
Pero además buscan el seguir sintiéndose realizadas y valoradas acudiendo a gimnasios, haciendo deporte o bien teniendo alguna que otra aficcion fuera del hogar y fuera del trabajo.

Es cuando yo me pregunto ¿en que momento del día somos realmente mujeres? 

Yo he llegado a la conclusión que solo somos mujeres mortales en esos días del mes que nos diferencian de los hombres, los demás días somos hombres encerrados en cuerpos de mujeres que nos llevan a  demostrar doblemente lo que valemos.

Tenemos además en contra a todas esas mujeres casi perfectas que salen en revistas y televisiones haciéndonos creer que es muy fácil conciliar todo lo anterior nombrado.

Mientras a ellos cada vez el camino se les pone un poco más fácil, ahora ni siquiera tienen que ir al gym, se llevan los "fofisanos" y mientras nosotras seguimos empeñadas en demostrar que podemos correr con tacones, levantarnos con la pestaña pintada y que somos tan fuertes y bien hechas que no necesitamos ayuda.

Ah y por cierto se me olvidaba que sí te despiden de un trabajo en ese periodo de edad entre los 40 y los 45 puedes hacerte autónoma, bueno ahora nos llaman free lance y lo mejor de todo es que estas muy bien vista y te llaman emprendedora.

Aún estando en esta franja de edad que muchos quieren calificar como los "nuevos 30", aquí sigo viva y coleando, sobreviviendo que no es poco e intentado recordarme cada día que no soy una súper mujer sino una mujer a secas, aunque a veces se me olvide.


martes, 28 de febrero de 2017

Paseando con Nadia (2)


"La soñaba cada noche, entre letras, cafés, cigarrillos a media y noches de insomnio eternas.

La soñaba a su lado, sentada, callada y con esa sonrisa de niña traviesa  que siempre le caracterizó.

La soñaba en esas noches frías de invierno, abrazado a aquella almohada, que de vez en cuando deseaba que fueran aquellos brazos en los que buscaba refugio.

La soñaba en cada pesadilla, ella se había convertido en el refugio de sus miedos, su cobardía. 
Le entregó sus cenizas, esperando renacer y resurgir.

La soñaba en cada lágrima porque ella había sido quién se las secara.

La soñaba cada noche para perderla cada día."

(MJMA)


Paseando con Nadia


Hoy he salido como cualquier otra mañana a pasear...
Sin rumbo fijo, como siempre desde hace unos meses, dejo que mis pies me sorprendan mientras dejo mi cabeza en blanco, o eso creo.
Tengo la sensación que ya no soy yo la que pienso y pasea, creo firmemente que es ella, Nadia, quién últimamente decide por mi.
Hoy nos hemos encontrado con los primeros indicios de la primavera, aunque aún hace frío, es más llevadero, los árboles ya comienzan a tener color...
Hoy nos hemos encontrado con ellas...


lunes, 27 de febrero de 2017

Diamantes

Mi madre dio a luz a dos niñas gemelas, una era mi hermana Candela, la otra era yo, Victoria.

Papá le regaló un par de pendientes por nuestro nacimiento. 
Dos brillantes engarzados en oro blanco.

El día que cumplimos los 18 años, mamá hizo de aquellos pendientes un colgante para cada una, que colocó alrededor de nuestros cuellos, "os mantendrán siempre unidas".

Los años hicieron que Candela y yo tomáramos caminos diferentes, pero siempre con nuestros diamantes colgados.

Pasamos décadas sin vernos, sin hablarnos, sin encontrarnos, ni la muerte de nuestros padres hizo que volviéramos a coincidir.

Sin saber nada la una de la otra, fue la vejez la que nos hizo coincidir, aquella mañana en el jardín de la residencia de ancianos, donde había decidido pasar mis últimos años, sentí el reflejo y la llamada del diamante gemelo. 

La reconocí entre las canas y arrugas que enmarcaban un rostro exactamente igual al mío. 

Aquellos dos diamantes habían hecho caminos diferentes, pero el tramo final de la vida volverían a recorrerlo unidos.


La huida


"Huyó como lo hacen los cobardes, mirando atrás de vez en cuando para asegurarse que nadie le veía.

Huyó de aquellos te quiero que mientras corría retumbaban en su cabeza.

Huyó mientras tarareaba aquella canción, su canción.

Huyó por que le asustaba ser feliz.

Huyó pensando en algún día volver."

(MJMA)


viernes, 24 de febrero de 2017

Entender...


"No entiendo de límites, sólo entiendo de esfuerzos.

No entiendo de distancias, sólo entiendo de caminos.

No entiendo de rencores, pero sí entiendo de traiciones.

No entiendo de guerras, sólo entiendo de mi paz.

No entiendo de vivos, pero empiezo a entender de muertos vivientes.

No me entiendo a mi, cuanto más al resto de personas.

No entiendo de justicia, sólo entiendo de lo que es bueno o malo, para ti y para mi.

No entiendo de penas, pero sí de tristezas.

No entiendo de amor, pero sí se lo que es quererte.

No entiendo de destinos, sólo de casualidades.

No entiendo nada, pero contigo lo entiendo todo."



jueves, 23 de febrero de 2017

De menos


"Echo de menos tus susurros de buenos días, tus caricias de buenas noches.

Echo de menos tus risas a media mañana y tus lloros de media tarde.

Echo de menos tus desencuentros de madrugada y tus encuentros al amanecer.

Echo de menos tus despedidas, sabiendo que ibas a volver.

Echo de menos tu olor, tus palabras y tu sentir.

Echo de menos tu ser y no estar y tu estar y no ser.

Echo de menos cada palabra, cada murmullo y cada beso.

Echo de menos tu sentir y tus pocas ganas de vivir.

Echo de menos tu mirada triste y tus pasos arrastrados.

Echo de menos tenerte y perderte.

Echo de menos echarte de menos y en ocasiones echarte de más."
(MJMA)



miércoles, 22 de febrero de 2017

Maldito seas amor

"Maldito seas amor, prometí no volver a caer en tus redes, ni en tu tela de araña.

Me juré no volver a escuchar tus cantos de sirenas.

Prometí que no dejaría que pusieras mi vida patas arriba de nuevo.

Te grité mil veces o tal vez millones que te alejaras de mí, que no quería tus susurros al oído.

Cerré mis ojos para no verte, cerré mi boca para no hablarte y me volví sorda para no escucharte.

Y aquí estoy maldito amor, escribiéndote de nuevo, escuchando tus cantos de sirenas, mirándote de frente y hablándote a cada minuto.

Aquí estoy con mi corazón abierto de par en par, esperando a que desordenes mi vida, dispuesta a esperarte, a caer rendida a tus pies y en tus manos.

Aquí estoy maldito amor, esperando para vivirte de nuevo."
(MJMA)


A qué huele la vida...


"La vida huele a momentos, a encuentros, desencuentros, alegrías y penas.

La vida huele a decepciones, a momentos inolvidables y momentos para olvidar.

La vida huele a esperanzas pérdidas y esperanzas que nunca mueren.

La vida huele a los que se van para no volver, a los que se quedan y nunca se van y a los que vuelven para quedarse.

La vida huele a los que son pero no están y a los que están pero no son.
Por que por mucho que quiera Shakespeare no es lo mismo ser y estar y estar que ser.

La vida huele a amores y desamores.
A amistades traicionadas y amistades eternas.

La vida huele a casualidades y a destinos.

La vida huele a risas y llantos.

La vida huele a lo que queramos que huela.

La vida huele a todos y cada uno de nosotros."


martes, 21 de febrero de 2017

Aprender


"He aprendido, que en la vida, unas veces se gana y otras se pierde, pero siempre se aprende.

He aprendido que no todas las pérdidas son malas a veces perdemos para ganar.

He aprendido que a veces nos gusta escuchar un te quiero o un te echo de menos,
He aprendido que también hay que saber decir te quiero y decir te echo de menos.

He aprendido que en la vida a veces se vive y otras sólo se sobrevive.

He aprendido que los tropiezos y caídas unas veces son lecciones y otras veces son avances.

He aprendido que a veces damos demasiadas vueltas para encontrar aquello que tenemos delante y no vemos, por eso a veces además de mirar debemos ver.

He aprendido que a veces no se trata de oír, se trata de escuchar.

He aprendido que a veces necesitamos callar, para hacer hablar a nuestros silencios, por que a veces el silencio dice más que mil palabras.

He aprendido que a veces, sólo a veces, necesitamos la soledad para apreciar la compañía.

He aprendido que a veces la vida nos enseña que perder es ganar y que ganar es perder, pero siempre y no sólo a veces, la vida nos enseña a vivir.

He aprendido que el orgullo es mal consejero y peor compañero.
Que no se trata de tragarlo, se trata de dejarlo a un lado."




lunes, 20 de febrero de 2017

Puta vida... Vida puta


"No se trata de aprender a vivir la vida, se trata de saber vivirla."
                              (YO)

Y al final ¿ sabes qué? 

Que la vida no es tan puta y mala como creemos y queremos creer.

Al final la vida se trata de salir de la tormenta, para disfrutar del arco iris.

Al final la vida es un camino, con luces y sombras, con tropiezos y caídas y de levantarse joder, siempre hay que levantarse.

Al final la vida es una lección tras otras, de unas aprendemos y de otras..., qué más da, si seguimos vivos.

Al final la vida es como queremos que sea, fea, bonita, alegre, triste. Pero de eso se trata de que la improvisemos y nos dejemos sorprender por ella.

Al final la vida es vivir o sobrevivir, tú eliges.

Al final la vida es estar de rodillas unas veces y al borde de la muerte otras, pero al final siempre la miras de pie, hay que mirarla de pie, mirarla a los ojos y decirle, "ves, sigo aquí."

Al final la vida, nos empeñamos en aprenderla a vivir, y lo único que tenemos que hacer es saberla vivir.

Qué a veces se trata de sobrevivir para apreciar lo que es realmente vivir.

Aunque a veces es necesario aprender a saber vivir.

Todo es cuestión de distinguir entre una puta vida o una vida puta.

Tú eliges...


sábado, 18 de febrero de 2017

Reto 21 días de poesía... Día 21

21/21
"Quiso ser su sonrisa en medio de las lágrimas.

Quiso ser verano en aquel frío invierno.

Quiso ser su paz en su propia y única guerra.

Quiso derretir aquel corazón helado, mientras ella se empeñaba en mantenerlo bajo cero.

Quiso ser su sueño en medio de sus pesadillas.

Quiso ser lo mejor de ella, cuando ella se empeñaba en mostrar lo peor de ella misma.

Quiso ser amor en medio de tanto odio.

Quiso ser tanto, que no consiguió ser nada."
(MJMA)

viernes, 17 de febrero de 2017

21 días de poesía en el blog...día 20

20/21
"No busques a nadie, deja que alguien te encuentre.

Alguien que te quiera, que te ame, que te extrañe cuando no estás.

Alguien que sea capaz de romperte el corazón a besos y el alma con abrazos.

Alguien que te haga llorar, de risas cada día.

Alguien que grite que se muere, pero por ti.

Alguien que te haga resucitar cada día, porque te ha hecho morir de amor cada noche.

Alguien que te de la mano sólo para sentirte más cerca.

Alguien que sea capaz de hablarte con su mirada.

Alguien con quién ser tú, con quién encontrar un nosotros."
(MJMA)


Promesas De Amor Entre Ruinas

León y yo nos prometimos amor eterno con tan sólo 13 años.
A esa edad abandonábamos el pueblo por distintas circunstancias.

Mis padres emigraban fuera de España y León continuaría sus estudios en el seminario de la ciudad.

La noche antes de separarnos nos juramos querernos siempre, "nos casamos", en las ruinas del convento del pueblo, aquel convento que había sido testigo de nuestros juegos, nuestras confidencias y de como íbamos creciendo día a día, año a año.

Crecimos al mismo tiempo que lo hacia el amor el uno por el otro, pero sin ser conscientes de nuestros sentimientos, hasta que llegó el día en que teníamos que separarnos.

Aquella noche después de nuestra inocente y simulada boda, nos hicimos una promesa, volver a buscarnos 20 años después sí no habíamos conseguido amar a alguien que no fuéramos nosotros.

Con un "prometo esperarte Elvira", me besó en la mejilla y se marchó.
Mientras se alejaba, le grité, "te querré siempre, León."

Hoy es el día, en que se cumple ese plazo de 20 años, nunca he conseguido amar y querer a nadie que no sea León, por lo que he vuelto al pueblo, con la idea de reencontrarme con él en aquellas ruinas donde nos prometimos encontrarnos.
 He venido con dudas, pero también con un sólo deseo, que León también haya decidido esperarme y venir a reencontrarse conmigo.

He preparado emparedados tal y como le prometí, siempre los llevaba, por entonces los hacia mi abuela, pero ella ya no está; he cogido mi vieja bici y aquella pequeña manta que siempre me acompañaba en los años de niñez. 

He pedaleado hasta las ruinas del convento.
Allí me he sentado a esperar la llegada de León, mi amor, mi único y verdadero amor, mientras el día iba avanzando y la noche comenzaba a llegar.
Me he comido los emparedados, pero he guardado uno por sí León decide al final venir.

Mientras pensaba en aquellos años de infancia y nuestro último día juntos me he arropado con la manta, y me he quedado dormida, acompañada de las lágrimas de tristeza que me han invadido al ver que León había conseguido olvidarme y que no vendría buscarme.

Me he despertado con los primeros rayos de sol, acurrucada y tapada con la manta, una manta que alguien había decidido compartir conmigo a media noche, me he despertado con el abrazo de León y su voz diciéndome al oído, "no quise despertarte, mi amada Elvira."




jueves, 16 de febrero de 2017

21 días de poesía en el blog... Día 19

19/21
"Se sentó en aquella mesa, la que tantas veces habían compartido disfrutando de su mutua compañía.

Ahora la compartían en sus momentos de soledad, con el anhelo y esperanza de volver estar sentados frente a frente, aunque sólo fuera para verse por última vez.

Compartían mesa, como quien comparte custodia, en tiempos y horas diferentes.

Compartían mesa, compartían deseos, anhelos y lo peor de todo, compartían orgullo."
(MJMA)



miércoles, 15 de febrero de 2017

21 días de poesía... Día 18

18/21
"Así comenzó de nuevo su vida en blanco y negro, a cámara lenta y con un final por vivir.

Así comenzó de nuevo a arrastrar su cuerpo como otras veces lo había hecho.

Así comenzó de nuevo a resurgir, de sus propias cenizas y sacudiendo sus vestiduras para recomponerse y seguir adelante.

Así comenzaba a levantarse, a estirarse a erguir la cabeza y caminar derecha.

Ya no escondía su mirada, ahora buscaba otras miradas.

Ahora miraba al frente y también al futuro.

Así comenzaba de nuevo un nuevo capítulo de su vida, en blanco y negro como esas películas clásicas que eran sus preferidas.

Así comenzaba a sentir que esta vez ella era la protagonista, al escuchar luces, cámara, acción."
(MJMA)


21 días de poesía... Día 17


"Caminaba cada noche con aquel puñal clavado en el corazón.

Caminaba moribundo, alimentado por su propia sangre y el ansia de volver a encontrarse con ella.

Caminaba arrastrando aquella pena, por la calles oscuras a deshoras, cuando ya no había nadie, ni siquiera ella.

Caminaba sin rumbo, buscando donde volver a caer y reposar aquel cuerpo y corazón herido.

Caminaba en silencio, con los ojos cerrados, esperando un nuevo amanecer, para volver a morir, con el deseo de volver nacer."
(MJMA)

martes, 14 de febrero de 2017

Tú..., eres mi definición de amor.

Mientras le daba el "sí quiero" a ella a quién habla elegido como compañera de vida, no dejó de buscar mi mirada, una mirada que le dijera, "no lo hagas, huye, huye conmigo."

Pero seguí siendo la cobarde que había sido siempre, esquivé aquella mirada, para no encontrarme con sus ojos y con una verdad, que sólo nosotros dos conocíamos.

Le dio el "sí quiero" a ella a quién fue mi mejor amiga, a la que tantas veces le conté y lloré lo que había sentido y sentía por aquel hombre.

Le dio el "sí quiero" a ella a quién le ofreció un amor de ida y vuelta y muchas luces y pocas sombras.

Se entregó a ella, en cuerpo, mientras a mi me entregaba el corazón y el alma en cada mirada, en cada roce a escondidas y en aquellos mensajes desesperados a altas horas de la madrugada, pidiéndome dormir conmigo.

Le dio el "sí quiero" a quién se lo puso fácil, a quién no le hizo preguntas y nunca le pidió respuestas.

¿Aquello era amor? 
No, me decía día tras día, no es amor, es un intercambio de intereses, de comodidades, de decisiones precipitadas.

"Tú eres mi definición de amor."

Amor eres tú, amor somos nosotros cuando estamos juntos, amor es pensarte, desearte y sentirte cerca aunque estés a miles de kilómetros. 
Amor es sufrirte, echarte de menos y añorarte.

Amor es esperarte cada día, cada noche y el resto de mi vida.

Espérame, promete que me esperarás.

No respondí con palabras, sólo hice que mis ojos se encontraran con los suyos en el momento adecuado.
Con aquella mirada le prometí amor eterno, ese amor que tantas veces le había prometido en silencio... Aquel día se lo grité con la mirada.

Aquel día le hice saber, que "él también era mi definición del amor."



lunes, 13 de febrero de 2017

21 días de poesía en el blog... Día 16

16/21
"El amor no duele, duele el desamor.

El amor no duele, duelen los te quiero sin respuestas y la 
indiferencia.

El amor no duele, duelen las mentiras, las verdades a medias y la cobardía.

El amor no duele, duelen las preguntas sin respuestas y las excusas baratas.

El amor no duele, duelen las heridas al corazón y el dedo en la llaga.

El amor no duele porque es la única medicina para sanar al desamor."
(MJMA)


domingo, 12 de febrero de 2017

Reto 21 días de poesía... Día 15

15/21
"Aquella noche la luna fue mi mejor compañera.

Aquella noche ya no me sentía tan sola.

Aquella noche, ella era mi luz, mi resurgir, mi mentora.

Aquella noche fue la primera de mi revivir.

Aquella noche la luna me llenaba de fuerza.

Aquella noche la luna de nuevo se convertía en mi mejor amiga."
(MJMA)

Estar vivo, no es igual a vivir.

"El simple hecho de estar vivo, no significa que estés viviendo." 
          (Leído por ahí)

"Unos pasan por la vida, otros ven la vida pasar."
                             (YO)

Dicen que la vida está llena de muertos vivientes, o muertos en vida, de aquellos que nunca lo intentaron, de los que se quedaron en el principio del camino por miedo hacerlo.

Dicen que a veces se escuchan los lamentos y cantos entonando el "mea culpa".

Dicen que algunos deambulan por las calles, buscando y rogando la oportunidad perdida de cuando aún eran vivos muy vivos.

Dicen que están entre nosotros, buscando ese aliento perdido para seguir adelante.

Dicen que sí no estas atento llegan a poseerte y te hacen creer que eres uno de ellos.

Dicen que en sus ojos se ve la cobardía, disfrazada de tristeza.

Dicen que sí les miras pueden robarte los sueños, aquellos que ellos nunca tuvieron.

Dicen que te atrapan con sus penas y que nunca tienen, ni tuvieron apenas alegrías.

Dicen que algunos cantan una especie de canto de sirena para atraparte y escriben poesías para despedirse.

Dicen que sí no estas atento te envuelven sin darte cuenta. 

Dicen que envidian, que anhelan, pero que nunca se atreven a dar el paso para volver a la vida.

Dicen que incluso los días de sol caminan arrastrando sus penas y sus cadenas.

Dicen que nunca estuvieron vivos del todo, que siempre estuvieron a medio vivir.

Dicen que siempre tienen excusas para no seguir, o ni siquiera empezar.

Dicen que en el fondo se regodean en sus penas y que prefieren sobrevivir  a tener que vivir.