miércoles, 28 de septiembre de 2016

La niña que escribía historias...

Desde muy niña me refugiaba entre cuadernos y lápices. Escribía horas y horas, sólo para mi, pocas veces mostraba aquellos escritos, tal vez por vergüenza, tal vez por pudor o quizás por que no quería compartir esos mundos que creaba en mi cabeza para plasmar en un papel.
Recuerdo que mi primer protagonista se llamaba Yoda y era un monstruo bueno que habitaba en un bosque, un monstruo que no asustaba, al contrario era él quién estaba asustado.
Aquel relato fue el primer que dejé leer a alguien, mis padres.
Desde entonces no he dejado de escribir, unas veces para mi, otras para un público muy pequeño.
Desde mis inicios soñaba con ser escritora o más bien contadora de historias, no todos los que escribimos podemos definirnos como escritores, título que personalmente creo que los lectores deben otorgar.
Han pasado muchos años desde que aquella niña soñaba con ser como Virginia Woolf. Ahora soy una adulta que sigue soñando, escribiendo y contando historias y que empieza a cumplir algún que otro sueño. 
Estoy a tan sólo dos meses de ver publicado mi primer libro.
No ha sido un camino fácil, pero lo he conseguido.
Si puedes soñarlo, puedes lograrlo. 
Empiezo a creer que los sueños pueden llegar a realizarse, sólo tienes que creer en ellos.
Nunca dejaré de soñar, nunca dejéis de soñar.



1 comentario: